¿Cómo sacar el máximo partido al azafrán en la cocina?

El azafrán es una de las especias más populares de todo el mundo, existiendo múltiples formas de prepararlo y usarlo. Las hebras de azafrán se pueden utilizar con muy buenos resultados en la cocina, ya que es una de las especias que mejor combinan con caldos, guisos, cocidos y arroces. Sin embargo, también se utiliza en repostería.

A la hora de adquirir azafrán hay que tener en cuenta una serie de aspectos que condicionan su preparación futura, empezando por comprar azafrán en hebras tostado, y siempre que sea posible molido en ese momento. De esta forma, se debe buscar evitar que pueda ser azafrán húmedo, por lo que realmente te venderán la cantidad que realmente estás comprando.

A la hora de adquirirlo es posible comprar hebras de azafrán y molerlas nosotros mismos. En este caso, si vemos que no se encuentra muy tostado, se puede tostar durante unos minutos en el horno. En el momento que sí esté lo suficiente, bastará con molerlo haciendo uso de un motero o molinillo, o bien coger las hebras, colocarlas en un papel y chafarlas haciendo uso de un cuchillo o unas tijeras.

Una vez que lo tengas bien molido tendrás que guardarlo en un recipiente y ya estará listo para ser utilizado. Es importante conservarlo en un lugar y sin exposición solar. En cuanto a las cantidades al utilizarlo, debes saber que tiene un gran poder de coloración, por lo que una pizca es suficiente para colorar cualquier plato.